La Gente Terrible

j_alvargonzalez@hotmail.com

jueves, agosto 25, 2005

comebolsas

Lo peor de estar enamorado, entre otras muchas cosas, es tener las tripas en caída libre. Esa sensación como de tirarse de una avioneta con el paracaídas lleno de cacerolas.
Ncolás se enamoró de una golfa. Ella sólo le daba coba porque Nico trapicheaba rulas y se las daba por la cara. Bailaba a su lado, se frotaba contra él, y abría la boca y levantaba la lengua. Estaba buena, sí, pero no era para tanto. A Nico le fundía el cerebro.
- Es una comebolsas- me dijo Dani una vez. Estábamos al otro extremo del Airbag, observando el espectáculo. Borrachos como cubas. - Funcionan como las tragaperras. Mientras les eches moneditas, se quedan a tu lado, poniéndote cachondo. Al final te las follas, o no.
Nico se la acabó follando, aunque le costó un par de fines de semana conseguirlo. Al día siguiente, echando una birra en El Cali, me contó que mientras se la tiraba le picaba mucho el cuerpo. Y una hora después, le ardían los cojones. Ella se había largado y Nico se metió en la ducha. Estuvo frotándose hasta que salió el sol.
Me lo contaba con cara de muerto.
- Ya no me pica- confesó. - Pero tengo los cojones en carne viva de rascarme.
Me fisuré una costilla de la risa.

3 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Esto es sórdido. No he leído nada más sórdido, sucio, pero a lo bestia. Y de entrada me cabreó, me parece la típica visión frívola de tío chungo salgo los fines de semana a ligar, me echa para atrás. Pero tiene alma, sustancia, no me deja indiferente. Qué chungo...

Vita (Lullabies to paralize)

06 septiembre, 2005 19:32  
Blogger Leonidas said...

Esa no era una comebolsas, era una mascachapas.

17 septiembre, 2006 12:30  
Anonymous Anónimo said...

la primera entrada en Google si pones 'comebolsas'. espectacular, que envidia de keyword jurjurjur

07 julio, 2008 16:00  

Publicar un comentario

<< Home