La Gente Terrible

j_alvargonzalez@hotmail.com

domingo, octubre 02, 2005

muerto y brus y el chaval de la rave

Muerto y Brus vuelven a rondar el piso. Estaba con Dani la otra tarde sentado en la puerta y mirando a los chavales raperos que se reúnen en la plaza, y aparecieron ellos con una litrona en cada mano. Como si no hiciera tres meses que no les veíamos el pelo. Se sentaron, empezamos a beber. Ponernos al día nos costó cinco minutos. Lo bueno, y lo terrible, de gente como nosotros es que nada cambia, nada va tan deprisa que en un verano puedas perderle la pista.
Siguen igual. Muerto sigue igual de greñudo, barbudo y enorme y sigue llevando la misma camiseta de Ed Guy; y Brus sigue siendo una versión reducida y como empastillada de Bruce Dickinson en vaqueros negros. Siguen teniendo el mismo grupo y siguen sin ser capaces de tocar más allá de una versión delirante de Fear of the dark. Muerto aporrea la batería y Brus canta. El grupo se llama The Dark Cry of Evil Gods. Toma ya.

Dos horas después, estamos borrachos como cubas en La Cripta. Muerto le cuenta cosas por entre la barba rubia a Dani, que tiene la mirada ida. Brus pontifica sobre la decadencia y ruindad del sonido pop. Suena Epic.
Un chaval bastante hecho polvo nos pide papel. No tenemos. Nos pide cigarrillos. Le paso un Fortuna algo retorcido. El chaval asiente, con poca muestra de agradecimiento. Nos pide fuego. Le paso el mechero y se lo enciende. Va a la barra y se pone a llamar con gestos ansiosos al camarero.
Brus me da con el codo.
- Ese chaval- dice. – ¿Lo conoces?
- ¿Yo? No. Vamos, lo he visto por ahí. A veces.
- Es el Tano.
- Pues qué bien.
- ¿No sabes la movida?
- No.
- ¿Te la cuento?
- Cuéntamela, coño.
Y me cuenta que el chaval era el bufón de la pandilla. Tenía trece años y le daban pastillas, anfetaminas, coca, cualquier cosa; el chaval se lo metía todo, se ponía hasta las trancas, y se reían de sus monerías. Los colegas eran lo peor de Las Minas, y le sacaban algunos años; la mayoría había fichado en centros de menores y opositaban para talego. El Colombiano era el más malote de la pandilla y ya por entonces llevaba pipa a todas partes. O eso contaba la gente.
- ¿Sabes quién te digo?
- He oído hablar, sí- digo. La rumorología hablaba de que los maderos le dejaban hacer hasta cumplir los dieciocho para empapelarlo en serio y dejarlo talleres de una puta vez. No querían que se chupara más condenas como menor. Un chungo.
El caso es que una vez mangaron un coche y se llevaron al chaval al sur, a la costa, a una fiesta pastillera en la playita. A Huelva, o a Cádiz, o no sé dónde. Rave, lo llaman. Se pusieron hasta el culo y, nadie tiene demasiado claro el motivo, se cargaron a un moro. Tal cual. Eran cuatro o cinco y le abrieron la cabeza contra un bordillo. Así es esta gente, tío, dice Brus. El chaval se rayó mucho con el tema y empezó a pasar de ellos. Yo creo que le vio las orejas al lobo, pero ya tarde. El Colombiano y compañía lo entallaron y le aplicaron una paliza correctiva. Una bien gorda.
Miro al chaval en la barra. Habla con el camarero y el camarero niega con la cabeza. El chaval insiste y su voz me llega con un deje histérico. Ahora tiene más años y arrastra una cojera y un tic en el párpado izquierdo. A lo mejor es de la paliza, o a lo mejor es que todas las resacas de las que había conseguido huir se le vienen encima como un tren de mercancías.
Dani me mira y me pregunta si me pasa algo.
- Qué va.
- ¿Seguro?
- Seguro- digo y me pongo un cigarrillo en los labios. – Bueno, no sé. ¿No te parece que todo es muy raro?
Dani se encoge de hombros. – Pues como siempre.
Brus asiente. - Como siempre, tío. Ni más ni menos.

4 Comments:

Blogger Isco said...

¿Esos dos feos siguen vivos?

02 octubre, 2005 15:36  
Anonymous Vita said...

Hola Javo, ya te he añadido al messenger, soy la de...tarantoga02@hotmail.com.

te retuerce el momento y el mundo parece inalterable.

Dua

04 octubre, 2005 21:27  
Blogger firewitch said...

te he leido y me ha gustado.
te he leido por curiosidad:
vi tu dirección de blog en el blog de dua.
seguiré leyéndote cuando me acuerde.
(a lo mejor así, el gusano tarda más en alcanzarme...)

05 octubre, 2005 11:13  
Anonymous Anónimo said...

javo me debes pasta cabrón

08 octubre, 2005 01:37  

Publicar un comentario

<< Home