La Gente Terrible

j_alvargonzalez@hotmail.com

domingo, noviembre 27, 2005

las extremidades tullidas

- Cógelo, coño.
- Lo estoy cogiendo, joder.
- Pero cógelo bien, hostia puta.
- Me cago en tu puta madre, que lo estoy cogiendo.

Dani y yo, trastabillando por los escalones de la puerta, cargando el sofá entre los dos.

- ¡Javo, hostia!
- Que te calles ya, puta.

Los sillones ya están en la basura y las sillas y un somier, todo lo que pillamos en el Centro Reto Violenne y yo. Nos piramos del piso. Es oficial. Estamos vaciando la casa de morralla porque esta noche hacemos fiesta de despedida. O, como la llama Dani, fiesta de demolición.

El sofá es un mamotreto enorme, con un estampado como de posguerra, y casi no cabe por la puerta. Los sillones han pasado por los pelos y me he pillado la mano con el marco al sacar uno y ahora la tengo con los nudillos pelados y como tonta.

El sofá se atasca. Dani empuja desde dentro lanzando improperios y yo me mantengo sobre los escalones peligrosamente, tirando con menos fuerza de la que debiera. Porque, joder, no quiero que este incomodísimo engendro me arrolle.

Los chavales raperos de la plaza llevan toda la tarde disfrutando del espectáculo y aplaudiendo los insultos más ingeniosos de Dani. Miserables.

- ¡Vamos, Ginger! Como si tuvieras pelos en los huevos.

En lugar de tirar como un mulo, se me ocurre empujar un poco hacia arriba y el sofá se destraba y, efectivamente, viene hacia mí como un tren de mercancías. Con una agilidad que no sospechaba me hago un lado y lo esquivo, gracioso como una bailarina de ballet. Borracha, quizá, pero bailarina. Dani se queda con la boca abierta, mirando el sofá botar por los escalones, perder las cuatro patas y detenerse en la acera con un considerable estruendo. – Anda- dice- Pues casi te mata.
- No me digas.
Dani se ríe. Recoge las patas astilladas y cruza la calle hasta los contenedores para tirarlas. Estoy agotado, sudando como un pollo y resollando. Empujo el sofá con el pie hasta pegarlo a la pared de la casa y me siento. Que le den por culo.
Dani vuelve y se sienta conmigo. Yo me soplo los nudillos pelados. Escuecen.
- Pues deberíamos haberlo tenido aquí desde el principio- comenta Dani. – Mucho mejor, oiga.
- Ya.
- ¿Qué más queda?
- Las estanterías y las mesillas y eso.
- ¿Tenemos cerveza?
- Hay latas en el frigorífico.
- Nos podíamos tomar una, ¿no?
Me encojo de hombros.
- ¿No te apetece?
- Lo que no me apetece es hacerte camarero, Dani.
- Bueno, no te pongas así.

Me quedo mirando los muebles en la basura. Me acuerdo de cuando los trajimos con el coche de Chema. Saco un Fortuna y me lo enciendo. Estoy triste. Hay como un millón de cosas que no echaré de menos de vivir en este antro tercermundista, pero con todo...
Tendría que haberme ido mucho antes. Sólo porque vivía aquí con ella. Era lo único que me mantenía clavado. Pero qué le vamos a hacer. Se fue. Adiós, adiós. Te imagino paseando por los Campos Elíseos y tomando café en tu terraza parisina. Por eso nos quedamos con esta choza, porque tenía una terraza como la de tus papis en París. Pija gabacha.
Suspiro. Dani me mira.
- ¿Qué?
- Nada.
- Suspiras como una doncella enamorada.
- Ve a por la puta cerveza.
- Ahora mismo- asiente. – Y luego te la chupo.
De un tiempo a esta parte, estoy intentando enfadarme con ella. Casi me sale. Intento recordar las cosas como fueron. Lo poco que la soportaba al final y lo mucho que me esforcé para que me diera la patada, y olvidarme del último mensaje que me dejó en el móvil, escrito con prisas y como mutilado, y el día tan raro que pasé examinando las ausencias que había ido dejando por la casa con un bajón de coca antológico.
- Dani.
- ¿Qué?
- No quiero ser un escritor llorica.
- ¿Cómo?
- Pues eso. No quiero ser un escritor llorica. De esos que se pasan la vida escribiendo textos melancólicos y lamentándose mucho de su desdichada suerte en el amor y al final se suicidan.
Dani parpadea. - ¿De qué me estás hablando?
- De nada.
- Tú eres un puto llorica y una nenaza, y qué vamos a hacerle, Ginger. – Se rasca la cabeza pelada. – Cada uno es como es. Yo soy apuesto y viril.
Lo miro. Flaco, rubio, enfermizo y sin afeitar.
- Eso si la tisis no te estuviera consumiendo.
- ¿La qué?
- Ve a por la cerveza.
- Ve tú.
- ¿Sabes que se ha muerto Pat Morita?
- ¿Quién?
- El señor Miyagi.
- No jodas... ¿No estaba muerto ya?
- Eso creía yo. Me mandó el Isco un mensaje para decírmelo.
- ¿No te mandó uno cuando se murió Charles Bronson?
- Y cuando se murió Lee Marvin y cuando se murió Copito de Nieve.
- Coño, pues para invitarse a una caña no se acuerda.
- Le he dicho que venga a la fiesta.
- Fenómeno. Nuestro futuro vecino.
- Ya ves.
Nos quedamos callados. Los chavales de la plaza empiezan a marcharse, sin duda a delinquir y pintar paredes.
- ¿Nos jugamos ir a por la cerveza a piedra papel tijera?- pregunto.
Dani hace una mueca. - ¿Y si llamo a Brus y le digo que se traiga un par de litros y así sólo se mueve él?
Le miro. – Dani, ¿te das cuenta de que somos como un único organismo en el que tú eres el cerebro y yo las extremidades tullidas?
- Ah, Javo. Lo he pensado tantas veces.

3 Comments:

Anonymous Niñosaurus Rex said...

próximo episodio en el piso de abajo. dios mío.. ya tiemblo.

oh! mis condolencias por tan triste pérdida. ayer salí disfrazado de ducha en su honor.
oyes, puse una foto tuya en mi space (o espeis) de msn. espero que no te importe. sales fenomenal.. je
cuidate y todo eso.

27 noviembre, 2005 18:39  
Blogger Isco said...

La foto es colosal. Vas a ser anónimo quieras o no, Javo.

O JaBo, como escriben los modernos.

27 noviembre, 2005 19:43  
Anonymous Anónimo said...

se te echaba de menos. Además va a haber nuevos escenarios, y todo: que emoción (e intriga y dolor de barriga).

Creo que de estar allí, me habría unido a los raperillos del parque, a ver esa pelea con el sillón.

P.D:es verdad lo de la foto, muy fotogénico usted.

Ann_Onnima To. o vita s.

Ah!a ver... el rosa iba a ser más literario (como quien dice), y el otro más diario. Al final ni una ni otra, sino más bien como salía, así.
Últiammente... mentira, de siempre, me han dicho lo de críptica. estoy empezando a pensar que se trata de un eufemismo. O que no se me entiende un carajo, vamos.

29 noviembre, 2005 23:08  

Publicar un comentario

<< Home